El pasado 24 de diciembre entró en vigor la nueva ley de impulso para la sostenibilidad del territorio de Andalucía (LISTA), de carácter integrador y transversal, que aborda la ordenación del territorio, la ordenación urbanística, la del litoral y la del paisaje, con el fin de dotar a las políticas sectoriales que intervienen en el territorio de una estrategia común y coherente para el desarrollo de Andalucía, y a la planificación urbanística de un soporte basado en la ordenación de los intereses de alcance supralocal, con el fin de permitir la cohesión económica y social del territorio y la sostenibilidad ambiental.

En el siguiente Post nos centramos en los aspectos más interesantes sobre la normativa en relación a los aspectos urbanísticos.

Contexto y novedades

Esta nueva regulación en materia de ordenación del territorio y urbanismo, alineada con el principio de Mejor Regulación de la Agenda Urbana Europea, tiene un papel fundamental para la mejora de la planificación y la gestión urbana en Andalucía. A tal efecto, mediante la nueva ley se garantiza la inclusión de la perspectiva de sostenibilidad social, ambiental y económica en todas las políticas y estrategias de desarrollo y de renovación urbana, destacando la contribución de la planificación territorial y urbanística a la mitigación y adaptación al cambio climático.

Entre las novedades destaca la nueva regulación del régimen del suelo más sencilla y ajustada a la realidad sobre las distintas clases, categorías y situaciones en las que pueden encontrarse los terrenos. De esta manera, se distinguen dos clases de suelo, suelo rústico y suelo urbano, desapareciendo el suelo urbanizable y la categorización del suelo urbano como consolidado y no consolidado, y se revisan las categorías del suelo rústico dentro del marco de la legislación estatal básica. También se establece un marco básico que permite reconocer, a través de los instrumentos de ordenación urbanística, los núcleos rurales tradicionales, los ámbitos de hábitat rural diseminado y el hábitat troglodítico.

Objeto

La presente ley tiene por objeto la regulación de la ordenación del territorio y el urbanismo en la Comunidad Autónoma de Andalucía. Según la norma, la ordenación territorial y urbanística se ajustará al marco de esta ley, a las normas autonómicas y locales que se dicten en su desarrollo, incluidos los correspondientes instrumentos de ordenación, a la normativa estatal que resulte de aplicación y a las disposiciones, reglamentos y directivas europeas de obligado cumplimiento.

Principios

La norma regula los principios generales de la ordenación, los cuales tienen carácter informador para la actividad territorial y urbanística y para los instrumentos de ordenación previstos en esta ley, sin perjuicio de su aplicación directa en defecto de estos últimos.

Asimismo, establece que las actuaciones territoriales y urbanísticas deberán ajustarse al principio de desarrollo sostenible y a los siguientes principios generales de ordenación:

Viabilidad social:

Todas las actuaciones deberán justificar que la ordenación propuesta está basada en el interés general y dimensionada en función de la demanda racionalmente previsible, cumpliendo con la función social del suelo, estableciendo los equipamientos y las dotaciones que sean necesarios y tomando medidas para evitar la especulación. Se analizarán las necesidades derivadas de situaciones de emergencia y se considerarán las medidas incluidas en planes de emergencia y protocolos operativos.

Viabilidad ambiental y paisajística:

La ordenación propuesta deberá justificar el respeto y protección al medio ambiente, la biodiversidad y velar por la preservación y puesta en valor del patrimonio natural, cultural, histórico y paisajístico, adoptando las medidas exigibles para preservar y potenciar la calidad de los paisajes y su percepción visual. Asimismo, deberá garantizar el cumplimiento de las medidas necesarias para la adaptación, mitigación y reversión de los efectos del cambio climático.

Ocupación sostenible del suelo:

Se deberá promover la ocupación racional del suelo como recurso natural no renovable, fomentando el modelo de ciudad compacta mediante las actuaciones de rehabilitación de la edificación, así como la regeneración y renovación urbana y la preferente culminación de las actuaciones urbanísticas y de transformación urbanística ya iniciadas frente a los nuevos desarrollos.

Utilización racional de los recursos naturales y de eficiencia energética:

Las actuaciones serán compatibles con una gestión sostenible e integral de los recursos naturales, en especial de los recursos hídricos, y se basarán en criterios de eficiencia energética, priorizando las energías renovables y la valorización de los residuos.

Resiliencia:

Capacidad de la ciudad para resistir una amenaza y para absorber, adaptarse y recuperarse de sus efectos de manera oportuna y eficiente, incluyendo la preservación y restauración de sus estructuras y funciones básicas.

Viabilidad económica:

Todas las actuaciones de transformación urbanística a ejecutar por la iniciativa privada deberán justificar que disponen de los recursos económicos suficientes y necesarios para asumir las cargas y costes derivados de su ejecución y mantenimiento.

Gobernanza en la toma de decisiones:

En la planificación territorial y urbanística se fomentará la cooperación entre las Administraciones Públicas implicadas y los diferentes actores de la sociedad civil y del sector privado, así como la transparencia y datos abiertos.

Los instrumentos de ordenación territorial

Seguidamente se relacionan los diversos instrumentos de ordenación territorial, sin entrar en toda la extensión de su contenido.

Ley Impulso Sostenibilidad Territorio Andalucía

Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía:

Tiene por objeto establecer los elementos básicos para la organización y estructura del territorio de la Comunidad Autónoma, siendo el marco de referencia territorial para los demás planes e instrumentos regulados en esta ley y para las Actuaciones con Incidencia en la Ordenación del Territorio, así como para la acción pública en general.

Planes de Ordenación del Territorio de Ámbito Subregional:

Estos planes establecen los elementos básicos para la organización y estructura del territorio en su ámbito y tienen como objetivos propiciar en su ámbito la utilización adecuada, racional y equilibrada del territorio y de sus recursos naturales, tanto por parte de las Administraciones Públicas y entidades públicas, como por los agentes privados; y constituir el marco de referencia territorial para la formulación, desarrollo y coordinación de las políticas, planes, programas y proyectos de las Administraciones Públicas y entidades públicas, así como para el desarrollo de las actividades de los particulares con incidencia en el territorio.

Planes con Incidencia en la Ordenación del Territorio:

Son instrumentos de planificación sectorial y las estrategias sectoriales de la Junta de Andalucía que, por razón de su contenido y alcance, y de conformidad con la legislación específica de aplicación, tienen una repercusión directa sobre las relaciones y actividades que se desarrollan en el territorio y, por ello, su elaboración y tramitación deben llevarse a cabo de conformidad con lo establecido en esta ley.

Los instrumentos de ordenación urbanística

Las determinaciones de la ordenación urbanística se estructuran en dos niveles, la ordenación urbanística general y la detallada. Seguidamente se relacionan los diversos instrumentos urbanísticos previstos en la norma, sin entrar en su contenido.

La ordenación urbanística se llevará a cabo mediante los siguientes instrumentos:

a) Instrumentos de ordenación urbanística general:

El Plan General de Ordenación Municipal.
El Plan de Ordenación Intermunicipal.
El Plan Básico de Ordenación Municipal.

b) Instrumentos de ordenación urbanística detallada:

Los Planes de Ordenación Urbana.
Los Planes Parciales de Ordenación.
Los Planes de Reforma Interior.
Los Estudios de Ordenación.
Los Planes Especiales.

c) Instrumentos complementarios de la ordenación urbanística:

Los Estudios de Detalle.
Los Catálogos.
Las Ordenanzas Municipales de Edificación y de Urbanización.
Las Normas Directoras para la Ordenación Urbanística.

Respecto los criterios para la ordenación urbanística, cabe reseñar las referencias que formula respecto la mitigación de los efectos del cambio climático. Así pues, contiene que la ordenación urbanística, en relación a las dotaciones del municipio, tanto públicas –sistemas generales o locales– como privadas, deberá:

Dotar a la ciudad de espacios libres y zonas verdes en proporción suficiente para atender las necesidades de esparcimiento de la población y para contribuir a mitigar los efectos del cambio climático. En su ordenación se procurará la conexión en red de estos espacios, la utilización de arbolado y superficies permeables y la integración de los elementos naturales y patrimoniales preexistentes.
Resolver los problemas de movilidad mejorando la red viaria, ciclista y peatonal y fomentando los medios de transporte colectivo y el acceso a las dotaciones a través de los mismos.
Priorizar la utilización del espacio público urbano por el peatón frente a los vehículos motorizados y la conexión de éste con el entorno rural, garantizando las condiciones de accesibilidad universal.
Incluir los equipamientos comunitarios en proporción suficiente a la demanda de la ciudadanía o completar los existentes, priorizando su acercamiento a las necesidades cotidianas de la población para favorecer la ciudad de proximidad.

Simplificación administrativa

Ley Impulso Sostenibilidad Territorio Andalucía

En el marco de la ordenación territorial, se eliminan trámites considerados innecesarios, como son las bases o estrategias territoriales, que tenían carácter preparatorio del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía, a fin de facilitar el procedimiento para su revisión, que debe realizarse de forma inminente para adecuar la ordenación territorial a la realidad, ajustándola al marco competencial que establece la ley, potenciando las actuaciones territoriales directas y facilitando la adaptación de los instrumentos de ordenación urbanística a los instrumentos de ordenación territorial, de tal manera que los municipios puedan ejercer sus competencias urbanísticas de forma efectiva.

En cuanto a los instrumentos de ordenación urbanística, y para limitar los efectos de las anulaciones en cascada de los planes de desarrollo, se define, de conformidad con la legislación básica estatal, la relación entre las actuaciones de transformación urbanística y el instrumento de ordenación urbanística que establece la ordenación detallada, que tiene la consideración de una revisión en su ámbito y no de un instrumento urbanístico de desarrollo o modificación del planeamiento general.

Conclusiones. Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía

De esta manera, a través de la Ley 7/2021, de 1 de diciembre, de impulso para la sostenibilidad del territorio de Andalucía se pretende irradiar en lo ambiental en el territorio y el urbanismo, incorporando la perspectiva de sostenibilidad social, ambiental y económica en todo el proceso de planificación. Asimismo, se busca agilizar y dar coherencia al proceso de tramitación y aprobación de los instrumentos de ordenación y la implantación de actividades económicas, sin menoscabar la integración del vector ambiental, paisajístico y de mitigación de los efectos del cambio climático en su elaboración, tramitación y aprobación.

Desde A2estudio estamos a tu disposición para asesorarte profesionalmente, Contáctanos para conocer cuáles son los servicios que ofrecemos. Por último, si quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones puedes seguir nuestra página de Facebook Linkedin